Volver a la lista

Excursión a los Miradores de San Juan De la Peña. El gran balcón de los Pirineos

Jaca Huesca Aragón


Situado en una posición privilegiada, el paisaje natural protegido de San Juan de la Peña, cuna del reino de Aragón, esconde un ecosistema sorprendente variado y repleto de vida. En sus bosques crecen desde hayas y abetos en las zonas de umbría; y la carrasca y el boj, en la solana. Entre sus extensas masas vegetales, y en compañía de los 1.000 sonidos de las aves que habitan estos parajes, descubriremos viejas ermitas que se confunden con el entorno y miradores con vistas excepcionales que, como si de grandes balcones se tratasen, nos permite disfrutar de una panorámica única de los Pirineos.

Duración 1 hora y 30 minutos.
Recorrido: 3,5 km
Desnivel positivo: 175 m.
Altitud: 1260 m
Recorrido circular

Comenzamos la ruta frente a la fachada barroca del monasterio nuevo de San Juan de la Peña, construido en 1975 a sólo al Monasterio viejo. En su interior alberga el centro de interpretación del reino de Aragón y de San Juan de la peña.

http://www.pirineos3000.com

Tomaremos la senda señalizada que nace a la izquierda del monasterio, y tras girar hacia la derecha en un desvío señalizado, comenzaremos un suave ascenso en línea recta por el conocido como Paseo de San Vicente, donde gracias a varios paneles informativos podremos descubrir la fauna y flora que habita estos montes. En un agradable paseo de unos 500 m, bajo la protección de un bosque en donde abundan los pinos silvestres, la hayas y los bojes, llegaremos al primer punto de interés de la ruta: El Balcón de los Pirineos. Un privilegiado mirador desde donde se dominan algunas de las cumbres pirenaicas más importantes, desde el Bisuarín al macizo del Monte Perdido, pasando por el acollarada o el Midi d’Ossau. Nombres de cumbres que podremos descubrir con la ayuda de un gran panel de piedra.

Desde el mirador giraremos hacia izquierda siguiendo las indicaciones hacia San Voto. Avanzaremos en primer lugar junto al cortado, para enseguida sumergirnos de nuevo en el frondoso bosque acompañado del sonido de las numerosas aves que lo habitan como el herrerillo o el pico Picapinos.

En un nuevo cruce de caminos, seguiremos recto en dirección a San voto, y al poco llegaremos a la carretera que une ambos monasterios. Al cruzarla veremos una senda señalizada que paralela a la carretera se dirige al Monasterio Viejo, situado a 1 km de distancia desde este punto. Nosotros seguiremos en dirección a la ruinas de la Ermita de San Voto, adonde llegaremos tras recorrer unos 200 m el ligero descenso a través de un pinar.

Al oeste de la ermita tomaremos una senda señalizada que, tras un breve descenso ayudado de escalones, nos permite acceder al segundo de los miradores, desde donde podremos contemplar una perspectiva única del Monasterio Viejo de San Juan De la Peña encajado en las paredes rocosas del cortado. La leyenda cuenta que Voto, persiguiendo a un ciervo, cayó con su caballo por el cortado donde hoy se encuentra el antiguo monasterio, saliendo ileso gracias a la intervención de San Juan.

Avanzando dirección sur este pasaremos entre una zona de juegos y una balsa vallada. Por un ancho camino rectilíneo, usado antiguamente por los monjes para el rezo y la meditación, y tras recorrer unos 800 m el ligero ascenso, llegaremos a la ruinas de la Ermita de Santa Teresa. Desde este mirador, que apunta hacia el sur, divisaremos la cara norte de la Sierra de Guara y el Prepirineo Sense, y podremos observar con claridad la diferencia entre la vegetación de Solana y la de umbría. Por el mismo camino descenderemos de nuevo a la pradera para finalizar nuestro recorrido por este pareja excepcional en el aria recreativa anexa a la zona de aparcamiento.

Fuente: Libro Rutas con niños Pirineo aragonés, Fotografías www.pirineos3000.com



De www.romanicoaragones.com



De www.romanicoaragones.com



De www.romanicoaragones.com



De www.romanicoaragones.com



De www.romanicoaragones.com