Volver a la lista

Castillo de Montearagón

22191, Huesca

El papel del Castillo de Montearagón en la Reconquista de la ciudad de Huesca dejó paso al de abadía, convirtiéndose en uno de los monasterios más ricos de la Edad Media.

Hoy, su silueta domina el alto del cerro en Quicena, regalando unas vistas ineludibles de los Pirineos y de la propia ciudad de Huesca, que se abre a sus pies.