huescalamagia

El placer de disfrutar del Ternasco de Aragón



El Ternasco de Aragón no necesita presentación. Este plato se ha ganado, gracias a su sabor, un rincón destacado en la gastronomía aragonesa. En la provincia de Huesca no es menos, ya que aquí se produce, se consume y se disfruta.

El ternasco de Aragón dispone de la distinción de Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternasco de Aragón, asegurando así su calidad. Para conseguir esta calificación la carne debe cumplir una serie de normas:

  • Pertenecer una de las siguiente tres razas ovinas autóctonas aragonesas: Ojinegra de Teruel, Rasa Aragonesa o Roya Bilbilitana
  • Seguir una alimentación con leche materna y cereales naturales
  • Disponer de un peso en canal sacrificado de 8 a 12’5 kg
  • Ser una carne tierna y de sabor suave y homogéneo

Si queréis conocer más sobre las condiciones podéis consultar este pliegodel ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón fue la primera carne en recibir la marca de Indicación Geográfica Protegida. Esto sucedió en 1989 y desde entonces, el ternasco de Aragón no dejado de asentarse en la gastronomía regional, convirtiéndose en un plato tanto de celebraciones como de diario. Se puede consumir de muchas maneras, desde asado al horno con patatas hasta en forma de chuleta a la brasa acompañado de un poco de ajo-aceite. También, en los últimos años se ha promovido su uso en tapas y bocadillos gracias a concursos en los que hay que utilizarlo como ingrediente principal. Igualmente, muchos cocineros de la provincia han innovado y creado nuevas recetas de cocina vanguardista, integrando al ternasco en sus platos.

El ternasco de Aragón es una fuente de vitaminas, proteínas y minerales y, lo mejor, dispone de un bajo contenido en grasas saturadas y en colesterol. De hecho, en la actualidad existe una campaña por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para promover el consumo de este tipo de producto a nivel nacional. Se ha lanzado bajo el eslogan Vuelve a disfrutar de la carne” y su objetivo es aumentar el consumo de la carne de cordero y de lechal, favoreciendo nuevos cortes y presentaciones de la carne para acercalos a toda la población.

 

Fuente de imágenes: Ternasco de Aragón