Volver a la lista

La Magia del Bal de Chistau, qué ver y qué hacer en un fin de semana

2 Plaza Mayor Plan

Buenos días amigos! Hoy os traemos una zona de la provincia de Huesca llena de Magia, el Valle de Gistaín o Bal de Chistau y lo decimos con todo el sentido… magia por sus paisajes de alta montaña, ya que encuentra rodeado de cumbres de entre 2.000 y 3.000 metros de altitud y cuenta con abundantes ibones, como los de Basa de Mora, Millares o Barbarisa, por ser tierra de brujas y es que en esta zona hay una arraiga creencia en el mundo de la magia.

Podréis disfrutar de sus pequeños pueblos, de la tranquilidad y grandeza de las montañas, contemplación de las grandes cumbres y paisajes, cultura, senderismo, ascensiones y diferentes actividades de naturaleza y aventura que harán sin lugar a duda, que sea un lugar mágico y para el recuerdo.

Pero por donde empezamos, quizás mostrándoos un mapa de la situación del valle:

Como veis tenemos un amplio abanico donde poder alojarnos, cualquiera de ellos es válido para luego movernos por el resto ya que las distancias no son largas.

Lo más destacado del Valle de Gistaín para verlo en un fin de semana:

1 – Plan

Plan engloba las localidades de Plan, Saravillo y Serveto.

Plan es una villa pirenaica situada donde el Valle de Cinqueta se suaviza y ensancha, de ahí su nombre en aragonés. Destacan edificios de antiguos infanzones con interesantes elementos en piedra labrada, con la torre defensiva incluida en el catálogo de Castillos de Aragón. La rehabilitada iglesia parroquial de San Esteban es del s. XVI. Plan cuenta con una Oficina de visitantes e información turística (Teléfono: 974 50 64 00).

Saravillo, se encuentra en un entorno de gran belleza caracterizado por poderosas montañas y espesos bosques de coníferas.

Serveto, el más pequeño, se alza a 1306 m. de altitud. Sus estrechas calles, rincones, entorno natural y aislamiento le confieren agradables sensaciones y tranquilidad. Cuna de historias y leyendas que inciden incluso en los orígenes del Reino de Aragón.




2 – San Juan de Plan

A 1122 m. de altitud destaca la iglesia de San Juan Bautista de fábrica románica y ampliada en el s. XVI, el Museo Etnógráfico de San Juan de Plan, el Puente de los Pecadores (“Puen Pecadó”), la ermita de San Mamés y el Centro de Interpretación del Parque Natural de Posets-Maladeta.

San Juan conserva buena parte de sus tradiciones, los mayordomos y mayordomas, elegidos en la “Fiesta Gran” se encargan cada año de organizar las fiestas. El Carnaval en febrero. La fiesta de San Juan que se celebra en el mes de junio, tiene gran importancia etnográfica.




3 – Gistaín

Gistaín está situado en una ladera de prados y bordas. Se le denomina el pueblo de las tres torres ya que conserva los torreones defensivos de: “Casa El Tardan” una casa fuerte del s. XVI, la iglesia de San Vicente Mártir de los siglos XVI y XVIII y la ermita de San Fabián del s. XVIII, situada al norte del pueblo.

Destacar además que a la entrada del pueblo hay una fuente que conserva inscripciones medievales.

De gran belleza es el paisaje de prados y bordas “Granjas” de Biadós y Tabernés en el alto valle del Cinqueta.




4 – Tella

Tella está situado a 1384 m. de altitud y junto a uno de los accesos al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Conserva un dolmen megalítico poco antes del pueblo y junto a la carretera. Ya en el pueblo, el Museo del Oso Cavernario y los Centros de Interpretación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: Casa del Molino y Casa de la Maestra.

También es conocida por la Ruta de las ermitas de Tella, que la forman las ermitas de San Juan y Pablo (la más antigua de la zona del s. XI) y las de Fajanillas y de la Peña.

Y que no falte algo de Magia… no dejéis de visitar la Casa de la Bruja y de las Hierbas Medicinales en Tella.




Estamos seguros de que te hemos convencido! ¿Te vienes a conocerlo?

Más info y fuente de las fotografías en www.baldechistau.net