Volver a la lista

⛪️ San Pedro de Siresa, donde Alfonso I se forjó como Batallador 👑

Siresa Huesca Aragón


Muchas veces admiramos nuestros increíbles monumentos enclavados en la Naturaleza del Altoaragón, pero no conocemos su historia y porque son “grandes” en la provincia de Huesca. El edificio fue declarado Monumento Nacional en 1931 y según muchos expertos fue el primer monasterio de Aragón (data del siglo IX), aunque compite con el Monasterio de San Victorian del siglo VI.

Es el caso de Siresa y su rudo monasterio, San Pedro de Siresa, tan ligado a la historia de la Corona de Aragón.

Aquél rudo Monasterio de Siresa, aquel templo sin capiteles ni adornos, especie de caverna hecha a mano del hombre en el alto valle de Oza

Así describía Miguel de Unamuno San Pedro de Siresa.

Hoy sólo queda del primer monasterio la iglesia de San Pedro, pero es una construcción carolingia del siglo IX y fue seguramente el primer monasterio de Aragón. El monasterio se levanto a la entrada del bosque, a los pies de la calzada romana que seria después el primer tramo del primitivo Camino de Santiago y ancestral paso de mercaderes y contrabandistas en el corazón de la cordillera pirenaica.


TRADUCCIÓN

Por mandato de (nuestro) Señor y Principe
el Emperador) Magno Máximo Victoriosisimo
y siempre Augusto (pontifice máximo, con la
Tribunicia Potestad, Consul), Antonio Maximo,
Varón perfectisimo (Presidente o Legado) de
La Nueva Provincia de Mauritania Tingitana,
Primer consular y Excelentisimo Presidente.
Allané la via famosa (que va) por los desfiladeros
de las rocas, devastada por las aguas invernales.
Con el suelo de los campos sujeto, el rio desviado y
la inundación resuelta
(Todo ello) lo hice (o bien lo rehice o restitui).
Lectura y traducción realizadas por D. Antonio Beltrán.

Y es que Aragón en sus orígenes fue condado dependiente del imperio carolingio y uno de los 3 principales núcleos anti-musulmanes junto a Cerretania y Ribagorza en los valles pirenaicos. Y Siresa jugo un papel fundamental en esa lucha.

La condesa Doña Sancha, hermana del rey Sancho Ramírez, tuteló entre sus muros la infancia de su sobrino Alfonso que sería con el tiempo Alfonso I el Batallador. En el fue bautizado y educado en él, y contaba con una biblioteca de más de un millar de libros (una cantidad asombrosa para la época).

Alfonso I El Batallador de http://echosinhache.blogspot.com.es

En su interior conserva el Cristo crucificado gótico policromado (se encontró el dia 6 de julio de 1995 enterrado bajo la mesa altar de S. Juan Evangelista; es un Cristo del descendimiento, adaptado a crucificado, de gran mérito artístico), una imagen de la Virgen, románica del siglo XIII y los retablos del siglo XV.

“El hombre se conmueve mirando al hombre”

Cristo crucificado de canduela (https://www.flickr.com/photos/canduela/)

La imagen de S. Pedro que preside la Iglesia es de piedra policromada, del siglo XVII, y procede de la Catedral de Jaca.

También dicen que resguardo al Santo Grial, cuentan que allí estuvo el Cáliz durante cien años. Guardado en un hueco abierto en la piedra junto al altar, que aún es apreciable. Y así lo narran también la Leyenda de la Serpiente de la Mora:

Cuenta la leyenda siresana que un pastor se hallaba cuidando su rebaño cuando descubrió una cueva y penetró en su interior.

Allí descubrió a una mujer que tenía cuerpo de serpiente y que se estaba peinando frente a un espejo. A su lado había una gran cantidad de tesoros entre los que figuraba un deslumbrante cáliz. El pastor se adentró en el interior disimuladamente, y aprovechando un descuido de la mujer, (o mora, o bruja, como también se la denomina), se hizo con la brillante joya y salió huyendo del lugar. Pero fue descubierto por su poseedora, que no dudó en salir tras él.

El pastor, atemorizado, corrió hasta la iglesia de San Pedro y pidió al santo que le abriera las puertas y que le diera su protección, como así fue. Las puertas se abrieron, entró el pastor en el interior del templo y éstas volvieron a cerrarse. La perseguidora, viéndose burlada, dio contra el pórtico un enorme coletazo y quedó para siempre convertida en piedra. Su huella quedó marcada en uno de los sillares, probablemente un fósil, del corredor de entrada.

Fuente: http://redaragon.elperiodicodearagon.com