De Graus a Benasque 💦🌲 Ruta por los pueblos más bonitos del río Ésera

De Graus a Benasque 💦🌲 Ruta por los pueblos más bonitos del río Ésera

Escrito el 07/08/2020
Marketing Divertido


Hoy comenzamos nuestra ruta desde Graus a Benasque para conocer las mágicas e históricas poblaciones que encontramos a las orillas del río Ésera, con unos paisajes inolvidables que harán que nuestra galería de Instagram sea la envidia de todos nuestros amigos.

Nuestro protagonista nace en la vertiente norte del macizo de la Maladeta, a 2.500 metros de altura, sus aguas son alimentadas por la fusión del glaciar del Aneto.

Panorámica la Maladeta por Manuel Cavanillas en Flickr

Y protagonista es, de uno de los lugares con más magia de Benasque como es el Forau de Aiguallut.

Hasta leyendas hablan de él como la Leyenda del gigante del Ésera (sacada de TurismoGraus.com):

El gigante Polifemo, de un solo ojo, personificado en Ome Granizo habitó la sierra de Grustán. Según la versión de Gutiérrez Lera, Ome Granizo cuidaba su rebaño en dicho lugar, mostrándose hospitalario con las pocas personas que hasta allí llegaban con el fin de devorarlas más tarde.

Cuenta que un chico, al que invitó a pasar la noche en su cueva, consiguió vencerle clavándole en un ojo un hierro rusiente. Ciego y con el fin de que no escapara, el gigante le tiró un anillo mágico que el llevaba. El muchacho cayó en la trampa y cogió el anillo que, al ponérselo en el dedo, comenzó a cantar, resultándose imposible quitárselo. Antes de ser atrapado por el gigante que seguía el canto del anillo, se cortó el dedo y con el anillo puesto lo arrojó al río Ésera, donde se ahogó el Ome Granizo en su persecución.

Fotografía de rz100arte

Así que hoy queremos conocer las poblaciones que rondan este mágico río y todo lo que no debéis perderos en las diferentes visitas:


GRAUS

Nuestra ruta la iniciaremos en Graus. Además de visitar su Plaza Mayor y la basílica de nuestra Señora de la Peña.

Plaza Mayor Graus vista en Panoramio

También se descubre el Puente de Abajo, al que se le conoce igualmente con el nombre de Puente de la Pascasia. Es de origen romano, pero en el siglo XVI sufrió una gran remodelación. No podéis marcharos de la localidad sin llevaros chiretas, longanizas y un poquito de trufa negra.

⭐️ 10 Visitas Imprescindibles para conocer Graus en un fin de semana

Longaniza al horno con puré de patata


PERARRÚA

Seguimos hacia Perarrúa, donde podréis observar un semiescondido puente medieval de 3 ojos del siglo XII, de un claro estilo románico.Y su magnífico Castillo del Mon de obligada visita. El conjunto se alza sobre la roca, en la que se integran los restos de su torre circular, muralla y foso, y que ejerce de magnífico mirador del valle del Ésera.

Perrarúa que data de la alta edad media, se vio afectado por la invasión musulmana cuyo límite septentrional se fija entre Perarrúa y Besiáns. En la zona sur, musulmana, se construyó un castillo, Qasr Muns, que posteriormente , ya bajo dominación cristiana, se denominó Castillo de El Mon o de Perarrúa.

Perarrúa, junto al río Ésera y con el castillo del Mon en lo alto. Carlos Bravo

BESIANS

Un par de kilómetros más adelante nos encontramos con el puente de Besians. Allí os espera un esbelto puente del siglo XIII, modificado en el XVIII, con una longitud de 45 metros.

Puente de Besians de Carlos Bravo

Besiáns (Besssiens, de origen latino VICINUS, aldea o reunión de casas) fue el primer poblado cristiano de la zona (alrededor del s. X). Besians presenta dos ubicaciones, la primitiva, de origen medieval, con la iglesia de San Juan (s. XII), actualmente abandonada, y el casco moderno, en la ribera del Ésera.

Iglesia de San Juan Bautista de Besians de Carlos Bravo

NAVARRI Y LAS COLLADAS

La excursión continúa a lo largo del cauce del río Ésera hasta llegar a Navarri. Este puente fue utilizado hasta hace relativamente poco para unir las localidades de Navarri y Las Colladas. Descubriréis que es de calzada plana y que cuenta con un gran ojo central por donde pasa el agua del río.

Las Colladas. Fotografía de Abelburgues

CAMPO

Unos kilómetros más arriba, aguarda el puente medieval de Campo. Se ubica entre congostos, en un escenario complicado, lo que lo hace aún más especial.

El núcleo de Campo destacan dos plazas, la Plaza Mayor, donde destacan los soportales de uno de los lados; y la Plaza de la Iglesia, donde podemos encontrar el Ayuntamiento. Es, también, una zona rica en cuanto a formaciones geológicas y muy conocida por la práctica de deportes de aventura como el rafting. Podéis visitar también el Museo de Juegos Tradicionales.

Rafting en Campo. Fotografía de @iamalexcraviotto

SAHÚN

Es un pueblo pintoresco de montaña de calles estrechas y arquitectura popular que ha sabido conservar el encanto de antaño.

Sahún. Fotografía de @jmora

No os podéis perder el Santuario de Guayente. La construcción se compone de dos partes principales: la iglesia y la residencia prioral. La iglesia, presenta planta regular y contiene ocho altares. Entre ellos sobresale el mayor, que es un hermoso retablo renacentista en el que aparecen diez relieves de madera policromada escenificando la vida de la Santísima Virgen, y una talla de madera policromada de la Virgen con el niño.

Santuario de Guayante. Fotografía de Guillem Arnau

BENASQUE

La ruta termina en Benasque en un puente del siglo XI que permite la entrada en la localidad. Ha sufrido distintas transformaciones a lo largo de la historia por las diferentes riadas. Se reconstruyó de nuevo en el año 2005.

Un paseo por Benasque conduce a conocer la vida de montaña pues se trata de una típica villa montañesa donde se pueden ver grandes casonas construidas para vivir aislados del frío y también algunas mansiones nobiliarias distinguidas por sus escudos. > BENASQUE, LA MAGIA DE LA ALTA MONTAÑA