huescalamagia

Sabores de verano: el tomate rosa de Barbastro



Si os gusta el tomate, seguro que ya habéis ido a la huerta, al mercado o al supermercado a conseguir los primeros ejemplares de la temporada y es que, por fin, es época de tomate. En nuestra provincia disponemos de uno que está reconocido como Marca Nacional de España. Nos referimos al Tomate Rosa de Barbastro.

Este cultivo seduce a todos los paladares que lo prueban. Su frescura, acompañada por un sabor intenso, cautivan. Quizá su aspecto no sea el más atractivo, pero todo se perdona cuando se le hinca el diente. El tomate rosa dispone de ese sabor por la forma en la que es cultivado, de manera tradicional y artesanal, con la tierra del Somontano y el sol como principales hacedores del producto final. A esto hay que sumarle, la mano de los productores, que escogen una a una las piezas para ofrecerlas después a los consumidores.

El tomate rosa de Barbastro, Marca Nacional de España desde el 9 de octubre de 2014, se cultiva a principios de febrero, coincidiendo con el Día de la Candelera. Desde entonces, hay que cuidar el fruto con esmero y paciencia. Cada planta dá unos 5 kilos de tomate, no demasiados si se compara con otras variedades.

A la hora de tastarlo, uno se da cuenta de la finura de su piel, de su falta de acidez y de su aroma, que se siente nada más cortar una parte con un cuchillo. Tiene más carne y menos agua que otros ejemplares y eso se nota en el plato. Se puede degustar de muchas maneras. Incluso con un poco de aceite del Somontano y sal o untado sobre pan es un auténtico manjar.

 

Fuente de imágenes: Radiohuesca.comAsociación de hortelanos del Alto Aragón